• agosto 10, 2021

Coste por copia: la clave de ahorrar es pagar solo por lo que imprimes

Coste por copia: la clave de ahorrar es pagar solo por lo que imprimes

Coste por copia: la clave de ahorrar es pagar solo por lo que imprimes 1024 683 Ofi-Logic

Todos los que tienen una empresa y saben lo que cuesta controlar los gastos, saben también que es imprescindible ahorrar cualquier coste posible. Pero algo que no conocen todas las empresas es que pueden ahorrar costes con Ofi-Logic, gracias al coste por copia. A continuación te hablaremos sobre cómo puedes pagar solo por las páginas que imprimes.

¿Qué es el coste por copia?

Pagar luz, agua, Internet, material de oficina, sueldos, etc. Son muchos los gastos que una empresa tiene que asumir a lo largo de un año, pero también son muchas las formas que existen para ahorrar los costes. Una de estas estrategias de ahorro es el pago por páginas impresas. Cuando las empresas optan por externalizar algún departamento (como puede ser el de limpieza o el de informática, por ejemplo), lo que busca principalmente es ahorrar dinero, ya que pueden conseguir este servicio mucho más barato. Si una empresa alquila un coche de forma puntual, solo pagará por los kilómetros que recorra sin tener que pagar un seguro o reparaciones del coche.

Ventajas del coste por copia

Solo pagaremos por un uso puntual “del coche”, cosa que hace que el consumo sea mucho más responsable y seamos más conscientes del mismo. Lo mismo ocurre con el coste por página o coste por copia, en el que contratamos un servicio para pagar solamente las copias que realizamos al mes. La ventaja principal de esto es que la empresa dejará de preocuparse por comprar y pagar consumibles o quedarse sin ellos, ya que solamente pagará por las copias que realice. Pero, además, gracias al coste por copia conseguiremos que los empleados sean un poco más conscientes de lo que imprimen, reduciendo al máximo las copias que imprimen, con la finalidad de realizar el gasto necesario.

La cuota fija mínima de coste por página

Con el coste por página o por copia la empresa sabrá perfectamente lo que tendrá que pagar mensualmente por lo que se imprime. Por lo tanto, lo más recomendable es contratar una cuota fija mínima, mediante la cual podremos controlar el gasto, que siempre será el mismo si no nos pasamos de la cantidad de copias que hemos contratado. Cuando no llegamos a la cuota fija mínima, el pago que realicemos es el mismo, por lo que, hay que tenerlo en cuenta y tener un volumen constante de impresiones.

La cuota variable de coste por página

En caso de que una empresa tenga unas necesidades variables de impresión cada mes, lo más recomendable es contratar una cuota variable en la que solamente pagamos el precio por cada página impresa. En este caso se negocia un precio por cada página impresa y no habrá una cantidad mínima o máxima de páginas que tendrá que imprimir. Lo más habitual es optar por esta cuota, ya que las empresas no suelen conocer la cantidad de páginas que van a imprimir cada mes, ya que no siempre es posible tener una cantidad fija.

      Acepto la política de privacidad *

        He leído y Acepto la política de privacidad *

          He leído y Acepto la política de privacidad *